Un productor más allá de la obra audiovisual

aramis

Un productor más allá de la obra audiovisual

Autor: Orsanhec Plaza Lara
Fuente: Estudios de Animaciòn ICAIC

“El ICAIC es mi casa y los Estudios de Animación, mi vida”


Aramis Acosta ha sido uno de los principales productores audiovisuales de los Estudios de Animación ICAIC, desde 1980 en que comenzó a trabajar en el departamento de animados.

Su afán por conocer cada día más este medio, lo impulsó a matricular en diversos talleres y cursos de las especialidades que conformaban la producción de un dibujo animado, siendo designado en 1986, como Productor General y Subdirector de Producción de Los Estudios de Animación ICAIC. “Fueron años de mucho aprendizaje e intercambio con otras cinematografías”, alegó Aramis quien, además, se graduó como licenciado en Finanzas y Créditos en el año 1981 pero no ejerció la carrera, pues ya se había involucrado en el mundo del cine.

A propósito de su profesión, le acercamos a su obra y otros proyecto
A pesar de los diversos cambios físicos que han tenido los departamentos de animación —para llegar a ser hoy, los Estudios de Animación ICAIC—, te has mantenido siempre fiel a esto. ¿Qué ha representado para ti ser testigo de las innumerables obras producidas y cuales cambios notables te han hecho trascender en los estudios?

Siento un orgullo enorme de decir que yo trabajo en los Estudios de Animación del ICAIC. Esta es mi escuela y mi casa. Ha sido un verdadero lujo haber podido trabajar directamente con realizadores de la talla de Juan Padrón, Tulio Raggi, Mario Rivas, Cecilio Avilés, Mario García Montes. Para mí ha sido una verdadera escuela, pues he obtenido experiencias, de cada uno, sobre la realización artística. Cada producción era algo nuevo. Cada película formaba parte de una búsqueda estética y sonora con aspiraciones novedosas. En esa etapa pude adentrarme en todo el proceso industrial del cine, donde los soportes de la época eran las cintas de 35 milímetros y los acetatos pintados con pinceles y pinturas. Un buen día llegaron los ordenadores y tuve que dominar este nuevo lenguaje técnico y recolocar mi mente para poder desempeñar mis funciones como productor. Con mucho esfuerzo fui aprendiendo a desenvolverme en ese mundo tecnológico, con la ventaja de tener un profundo conocimiento del género y sus particularidades. Esto facilitó el intercambio entre jóvenes deseosos de conocer el lenguaje del dibujo en movimiento y yo, no tan joven, con ansias de aprender de tecnología.

Tengo muy buenas relaciones con profesionales del medio como: Alexander Rodríguez, Ernesto Piña, Nelson Serrano, José Martín Díaz, Paul e Isis Chaviano, Liu Chen, Adanoe Lima, Yemelí Cruz, entre otros.

Cada etapa tiene su encanto cuando realmente te sientes bien trabajando en este mundo. Lo interesante es tratar de conocer las particularidades de cada momento, aportar lo que puedas para que sea mejor y trasmitir tus conocimientos a aquellos que se inician en la creación artística.

Cada premio obtenido lo hago mio, aunque yo no haya sido el productor de la película y cada ausencia me duele como si fuera yo quien decidiera dejar de trabajar en los Estudios. Creo que tenemos un lugar de referencia, con condiciones excelentes de trabajo y una variedad de actividades muy abarcadoras. Eso es vida, es movimiento, es salud.

Estoy seguro que me mantendré trabajando en y para los Estudios hasta que la Dirección quiera y mi mente me lo permita.

Has producido diversas obras audiovisuales. Coméntame sobre algunas de tus apreciaciones.

Son muchas las películas que he producido y que me han dejado muy contento por haber estado presente en su realización. Mencionar algún título es dejar fuera a muchos más. Me deja sin habla el humor en la obra de Juan Padrón, la estética rigurosa de las obras de Tulio Raggi, los trabajos bajo cámara de Mario Rivas, las adaptaciones literarias de Alexander Rodríguez, el desenfado del diseño de Ernesto Piña, la excelencia en los guiones de Martín Díaz y el dominio en el tratamiento formal de películas dirigidas a edades prescolares como las de Nelson Serrano y Liu Chen. Pero, las películas en stop motion, aunque son las menos producidas en nuestros Estudios, son las que de verdad me atrapan, me enamoran, me satisface enormemente producirlas.

Hoy por hoy, la obra 20 años de Bárbaro Joel Ortíz así como Los Dos príncipes de Adanoe Lima y Yemelí Cruz son una suerte de privilegio que la vida me ha dado por permitirme estar presente en ambos nacimientos.

¿Qué tan riguroso ha sido para ti, haber trabajado como productor?

Cuando comienzas a desempeñarte como Productor sientes que el mundo te viene encima, sobre todo porque en Dibujos Animados, el productor puede llevar al mismo tiempo entre 4 y 5 cortometrajes que es como decir 4 o 5 orquestas tocando diferentes músicas y uno como único Director de orquesta. La experiencia te dice que es posible organizar estas producciones sin que te duela la cabeza. Todo está en que conozcas profundamente de qué trata lo que quieres producir, cuáles son las necesidades para hacerlo, en qué tiempo tienes que lograrlo y cuál es el orden de prioridad de cada título. Lo que llamamos cronograma se hace muy bien en un ordenador, lo imprimes, lo miras cada día, a cada hora y en cada minuto y no se te escapa nada de nada. Lo único que te puede frenar en el empeño son situaciones climatológicas y aun así puedes “evadirlas” y lograr que la producción continúe. Nosotros en el ICAIC tenemos la ventaja de llegar a acuerdos estratégicos de producción con la Dirección lo que nos permite cierta libertad de acción y un control semanal de nuestras gestiones.

Sí, la Producción es un trabajo riguroso, pero insisto, si dominas el medio y su lenguaje todo te resultará mucho más fácil.

¿En qué otras funciones te has involucrado?

En la docencia. Me encanta dar clases de cine, hablar del guion y de todas las fases de la producción. Mostrar películas de cualquier parte y de diferentes técnicas y ver cómo los alumnos van descubriendo un mundo para ellos desconocido y hermoso. Me encanta dar clases.

Disfruto la investigación, ya sea en temas que yo seleccione o haciendo tutoría de tesis de grado con temas que traen los alumnos.

Me dedico en cuerpo y alma a dichas tutoría porque obligo al estudiante a profundizar en el tema y a investigar todos y cada uno de los aspectos de la tesis. Soy curioso por naturaleza y lector de todos los días por lo que la investigación me apasiona.

Ahora estás inmerso en los contenidos de un nuevo videojuego, en conmemoración a los 500 años de La Habana.

Por el momento, como título de producción le llamamos Habana 500, aun no tenemos bien definido el título final.

Los Estudios de Animación del ICAIC, donde laboro ha sido una de las instituciones culturales que ha asumido con mayor seriedad, el reto de producir videojuegos cubanos ante la avalancha de productos foráneos. Hace unos años llevamos entregando productos nacionales en alianza con la UCI. Para Habana 500 tenemos todo el apoyo de la Oficina del Historiador de la Ciudad para lo relacionado a contenidos y cualquier inquietud temática que aparezca en el proceso de producción. La idea de hacerlo me parece estupenda no solo por el aniversario de la ciudad sino porque en la medida en que uno trabaja los contenidos, se da cuenta de que puede resultar un canal divertido con un aprendizaje constante sobre la capital de los cubanos. Me encanta estar en el staff principal. También forman parte: Esther Hirzel como Directora General de los Estudios, Luis Cubela quien siempre ha llevado de su mano el tema de los videojuegos, como Productor Osmel Torres, que tengo entendido es su ópera prima en la producción. En tanto, Lissette Reyes tiene a su cargo revisar contenidos y redactar las preguntas que pueda extraer de cada uno de los temas tratados, y yo estoy inmerso en todo lo que es la búsqueda de contenidos. La mayor cantidad y variedad de temas son habaneros.

¿Cómo ha sido el proceso de recopilación de información, documentación etc.?

Estamos procesando información sobre edificaciones religiosas, fortalezas, sistema de plazas, esculturas, fuentes y paseos, museos, lugares de referencia obligada para los visitantes, personajes ilustres, teatros, pintores, playas y poblados costeros, entre otras que se nos vayan ocurriendo o que descubramos en el transcurso del trabajo. La intención es adquirir conocimientos sobre la ciudad. Que el jugador sepa mucho más sobre esta hermosa Villa Fundacional, por lo que habrán preguntas con fáciles respuestas y otras que será necesario consultar o preguntar para poder responder. La familia será el mayor beneficiario de los contenidos de este videojuego.

No tienes idea de cuánto he aprendido con esta tarea.

Poseo una extensa biblioteca personal con gran cantidad de bibliografía sobre la ciudad, esto me ha facilitado dar los primeros pasos. Por otra parte, recurro a la tecnología para buscar la información base de lo que se quiere hablar, siempre colegiando los contenidos con expertos de la historia, los museos, etc. que garantizan la confiabilidad de la información. Busco un tema como puede ser “fortalezas” y lo desarrollo hasta el agotamiento antes de empezar otro tema que puede ser “museos”. Esos contenidos revisados pasan a la persona que debe ir conformando las preguntas del videojuego. He tenido que visitar bibliotecas, entrevistar a expertos, revisar documentos históricos. Es un trabajo fascinante de verdad.

¿Qué perspectivas le auguras a los Estudios de Animación ICAIC en cinco años?

En los últimos años hemos realizado cortometrajes, largometrajes, series para la televisión, videoclips de canciones infantiles, videojuegos, exposiciones de fotografía, hemos acompañado a todas nuestras películas con sus respectivos afiches, algo que era como un sueño de cada realizador. No dejamos de producir y de pensar cómo hacerlo mejor. Estamos presente en todo lo que culturalmente se mueva en la ciudad. Nos movemos en las provincias orientales enseñando como hacer animados y canalizando inquietudes artísticas. Damos clases optativas en la facultad de los medios de comunicación y apoyamos a diferentes universidades en investigaciones y tutorías a alumnos que están por graduarse.

No hay un intérprete de canciones infantiles que no reciba el apoyo de la institución, el grupo La Colmenita nos acoge como su casa y los jóvenes realizadores independientes reciben nuestra ayuda para concluir sus proyectos con parte de nuestras instalaciones tecnológicas. Somos solidarios e inquietos con lo que hay que hacer para la cultura cubana.

Dentro de cinco años, si seguimos con esta filosofía de vida, seguiremos haciendo lo que hasta ahora y mucho más por la cultura del país.

Pero… para los próximos cinco años ya debemos haber cumplido con la tarea pendiente de perfeccionar nuestro sistema productivo, de dar más herramientas de conocimientos a las nuevas generaciones de artistas de la animación, debemos lograr mayor dominio en el lenguaje audiovisual y tratar de lograr sistematizar un producto con mayores pretensiones de comercialización e incluso de participación en los Grandes Festivales que son muy estrictos en su selección de participación.

Aramis Acosta, también tiene la tarea de asesorar en todo lo que sea posible a los Estudios de Animación de Holguín (Anima) lo que hace que sistemáticamente tenga encuentros con esa filial. Asimismo, hizo su carrera como productor de cine y más tarde en el 2007 un doctorado en arte sobre El cine de animación cubano, en la Universidad Politécnica de Valencia en España. Actualmente es profesor categorizado en el ISA e imparte módulos de maestría de Producción Audiovisual en la Facultad de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA).

“Yo me quedo con todas estas cosas”.


Deja un comentario


*

Contáctenos

Déjenos un comentario

  • Teléfono (+537) 8351906
  • Email animados@animados.icaic.cu
  • Horario 9:00 AM to 4:00 PM
  • Estamos en Calle 25, entre 10 y 12, Vedado. La Habana