Ivette Avila: « Con la Animación puedes hacerlo todo posible»

ivette2

Ivette Avila: « Con la Animación puedes hacerlo todo posible»

Autor: Susana Méndez Muñoz
Fuente: Cubarte

Ivette Avila Martin es una licenciada en Biología y Máster en Antropología que descubrió en la Animación, y especialmente en el stop motion, su gran pasión en 2007 y desde entonces no ha parado de crear en esta técnica, aprovechando todos sus saberes y habilidades científicas para esto.

A la par, incesantemente comparte sus conocimientos, para como ella misma plantea: «Contagiar a otros con esta pasión».

Como fruto de tantos empeños sostenidos durante años, surgió la Academia Animaluz en 2019 con la colaboración de los Estudios de Animación del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

Hoy, primero de junio Día Internacional de la Infancia, los Estudios lanzarán la página de Facebook de la academia Animaluz, donde se podrán apreciar imágenes que documentan los talleres realizados, los filmes que se han creado, y una sorpresa especial que dejaremos que su artífice principal que no sabe definir si es artista científica o viceversa, nos la revele al final de esta larga e interesante conversación con el Blog Cubarte.

¿Cuándo decide tomar el camino de la Animación y por qué?

En el 2007 pasé un curso de Animación stop motion en los Estudios de Animación del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), fue ahí donde descubrí todo este universo de la Animación, que me fascinó y aun me apasiona.

Como resultado, me enfrenté por primera vez a la producción de un animado de principio a fin. Fue un trabajo en colectivo, de todos los talleristas, muy emocionante y nos trajo gratas sorpresas, pues los dos cortos que realizamos (La semilla, con guión de Niels del Rosario, y La última gota, con guión mío, así como el diseño y la construcción de personajes) recibieron premios nacionales y en el caso de La última gota, tres premios internacionales en Canadá, Turquía y Perú.

Por un tiempo, me mantuve como profesora en la Escuela Latinoamericana de Medicina y a la vez trabajaba en los Estudios de Animación, pero ya en 2009 decidí dedicarme completamente a la Animación, más específicamente al stop motion.

Desde entonces no he parado de hacer Animación. Junto a Ramiro Zardoya y otros amigos fundamos el sello creativo CUCURUCHO PRODUCCIONES y hemos realizado obras independientes, de autor, videos clips musicales, mucho trabajo para la televisión, como spots de bien público e institucionales, y presentación y paquete gráfico de programas. Somos dichosos –y hablo en plural porque es un trabajo de equipo― de haber obtenido premios nacionales e internacionales que reconocen nuestro trabajo.

¿Cuándo es que comienza a involucrarse con los Estudios de Animación del ICAIC?

Desde el año 2011 estoy involucrada con los Estudios en la formación de niños y adolescentes en temas de Animación, antes había impartido talleres en varias sedes en La Habana y otras provincias y entonces me inserté en la larga tradición de estas experiencias que tiene esa institución.

Hemos realizado numerosos talleres, fundamentalmente de Animación artesanal en la que predominan diversas técnicas del stop motion, la construcción de juguetes ópticos y las esencias productivas de la Animación como arte.

SONY DSC

¿Cuáles son los objetivos de estos talleres?

Aunque cada taller tiene una dinámica propia, los objetivos principales son los mismos, mostrar a los niños y niñas el fascinante mundo de la creación animada, enseñarles una nueva forma lúdica de crear una obra audiovisual que parte totalmente de ellos en cuanto a historia, diseños, Animación, banda sonora y a la vez, facilitar que tengan en esas creaciones sus voces, sus inquietudes, sus sueños.

No es mi propósito que se conviertan en cineastas, si pasa ¡qué bueno!, pero lo más importante es el proceso que vivimos de trabajo colectivo, de aprendizaje, diversión y que los talleres les proporcione herramientas para que sean espectadores críticos, activos y selectivos con los contenidos que generan y consumen.

Resultados…

¡Los audiovisuales creados en estos talleres son impresionantes! Frescos, divertidos, con mensajes y valores que nacen de los talleristas.

¿Y qué le hizo comenzar a compartir la realización audiovisual con la impartición de talleres en 2011?

Bueno, en primer lugar lo más importante: me gusta, disfruto mucho enseñar. Mi abuelo paterno era maestro rural, mi abuela materna era maestra de primaria, ambos tenían una gran vocación y creo que me viene esa aptitud en los genes.

Luego, creo que enseñar es un esfuerzo necesario y útil, que permite trasmitir lo que sabes y aprender a cuestionarte esos conocimientos desde los ojos de tus estudiantes, siento que ese intercambio es enriquecedor.

Considero además, que la Animación como arte es incomprendida… dentro del mundo profesional del audiovisual y también desde el otro lado, el de los espectadores. Es un proceso de creación único, de posibilidades infinitas, pues creas mundos, personajes, historias… puedes recrear desde los sentimientos más abstractos y sublimes hasta los fenómenos más básicos, puedes hacerlo todo posible.

Del stop motion me ha enamorado el trabajo con los materiales, las texturas, lo corpóreo y el potencial de estas técnicas artesanales de subvertir el sentido para el cual han sido creados los objetos o alterar el uso habitual de otros materiales.

Defiendo la idea de que la Animación no es un qué, sino un cómo. Es un medio expresivo, con potencial para desarrollar una historia de ficción, pero también un documental, y hay valiosas muestras de ello. Entonces enseñar, por último, me permite contagiar a otros con esta pasión y proponerles estos nuevos paradigmas, romper esquemas, abrir nuevos universos en aquellos que me escuchan.

¿Qué es Animaluz?   

Nos quedaba la deuda de un espacio permanente con una propuesta de talleres continua a lo largo de todo el año, por eso propuse a los Estudios fundar una Academia, con un programa anual de talleres, uno cada mes, que abordara las más diversas facetas de la producción animada, desde la escritura de historias al guión, el diseño de personajes, la Animación en plastilina, papel recortado, marionetas, la Animación tradicional o dibujo animado, entre otros.

La directiva de los Estudios, en particular su directora Esther Hirzel y el departamento de Comunicación se emocionaron con la idea  y en septiembre de 2019 nace Animaluz.

¿Podría comentar sobre los participantes?  

Fundamentalmente hemos contado con talleristas infantiles y adolescentes y estamos proyectando también trabajar con público juvenil. Todos los talleres convocados han estado a tope en la matrícula, lo cual nos alegra muchísimo.

¿Qué otros profesores imparten los talleres?

Desde la inauguración hemos contado con Elaine del Valle Cala, Yoandra Reyes, Paul Chaviano y el artista mexicano Mario Treviño. Como te comentaba el hecho de diversificar los talleres y temas que se enseñan, así como la sistematicidad, demandan un colectivo más grande de especialistas que nos apoyen en nuestro empeño.

¿Cuál es en su opinión el mayor beneficio que brindan?

En Cuba no existe la carrera de Animación, lo que da un valor agregado al trabajo que hacemos en este sentido. Cuba es un país con historia en este arte y todo lo que hagamos será poco para rescatar dicha historia y trabajar por el futuro.

Me parece que se hace obligatorio hablar de La Espiral 

Sí. Desde el año 2012 organizo, junto a Ramiro Zardoya Sánchez y un grupo entusiasta de amigos e instituciones, el Festival Infantil del Audiovisual La Espiral, evento internacional sobre la creación audiovisual desde la infancia y la adolescencia, en el cual han participado obras de 26 países.

Ya hemos realizado cinco ediciones (2012, 2013, 2015, 2017, 2019) y es una fiesta que mezcla el audiovisual con otras manifestaciones artísticas; hacemos encuentros con realizadores, exposiciones, talleres y por supuesto proyecciones. Los jurados son infantiles y siempre tenemos de invitado un festival internacional.

¿Continúa siendo una acción independiente?

Sí, pero aunque no se encuentra adscrito a ninguna institución como tal, a lo largo de estos años hemos recibido apoyos diversos de los Estudios de Animación, Centro Hispanoamericano de Cultura, Teatro Museo de Títeres El Arca, Ciego Montero, la Editorial Gente Nueva, entre muchos otros.

¿En qué otros proyectos está implicada?

Desde hace tres años realizamos en la última semana de octubre y primera de noviembre el evento «Días de Animación en La Habana» que es un espacio para polemizar sobre la Animación, propiciar el entrenamiento más especializado, promover el intercambio entre animadores y por supuesto, presentar nuevas propuestas, hacer muestras internacionales contemporáneas, exposiciones vinculadas al mundo de la Animación, entre otras actividades.

Este evento en idea y acción se debe a la colaboración con los colegas Jean Luc Slock (Bélgica, director de la productora Camera Etc) y Fernando Galrito (Portugal, director del Festival de Animación MONSTRA).

Tengo entendido que también imparte un taller en la Facultad de Medios Audiovisuales (FAMCA) del Instituto Superior de Arte (ISA)…

Imparto la asignatura «Introducción a la Animación Stop Motion» a los estudiantes de cuarto año de FAMCA. Aun no logramos que se convierta en un asignatura curricular, es una optativa, pero me atrevo a afirmar que motiva mucho a los estudiantes y yo disfruto mucho este taller.

Por favor, cuéntenos de Conga y Chambelona.

Bueno, Conga y Chambelona es una página de Facebook sobre la Animación en Cuba y sus artistas; en ella se publica información profesional relacionada con el mundo de la Animación en general.

Es una idea que surgió en el taller internacional CUBANIMA 2019, en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV) y forma parte de una estrategia para estimular e impulsar el desarrollo de la Animación en Cuba, liderada por el British Council y la propia Escuela de San Antonio.

¿Por qué Conga y Chambelona?

Es un homenaje a la primera obra animada cubana, dirigida por Rafael Blanco (1919), con una extensión de 27 minutos que estaba cumpliendo cien años en el momento del taller y que por desgracia está perdida completamente.

El 24 de enero de 2017 usted y otro grupo de animadores fundaron el Movimiento Cubano de Animación, ANIMADICT@S. ¿Cuáles eran sus propósitos? ¿Aún existe?

En los últimos años existe una percepción de que la producción de Animación en Cuba ha disminuido. En eventos como Muestra Joven ICAIC en la categoría Animación ha disminuido notablemente el número de obras en concurso, y en las últimas dos ediciones, esa categoría ha quedado desierta.

En algunos espacios de debate, como el Teque, de la misma Muestra Joven ICAIC, el evento ArteCómic o en Días de Animación en La Habana, se ha dialogado sobre las causas y peculiaridades del contexto actual que pudieran conducir a esta disminución.

Este fenómeno tiene varias causas, y hay soluciones que no están a nuestro alcance como gremio, pero aglutinarnos y articularnos en un grupo con comunidad de intereses, que se permita un diálogo constructivo, estrategias de superación, capacitación y de distribución de obras, el intercambio con el gremio de animadores de otros países, la posibilidad de promover la investigación y la crítica de la producción animada, la formación académica en las diferentes enseñanzas, realizar un inventario de lo que se ha hecho y se hace en el país… son aspectos que pueden estimular el desarrollo de la Animación en Cuba.

Ese era nuestro propósito con fundar este grupo o movimiento de Animación cubano, que tuvo el nombre temporal de Animadict@s. Pero bueno, debo reconocer que el entusiasmo decayó luego de tres o cuatro encuentros y dejamos de reunirnos con este fin.

¿En su opinión que provoca la disminución de la producción de animados en Cuba?

Yo tengo mi propia teoría… no se hace menos Animación, se hace menos ficción animada, quiero decir que hay muchos animadores, hay capacidades en la gente, potencial en un amplio grupo de artistas, que no producen cortometrajes y mucho más difícilmente mediometrajes o largos porque no tienen presupuesto, pero que desarrollan sus habilidades en publicidad, videos clip musicales, spots televisivos, campañas institucionales, trabajan para otros artistas visuales contemporáneos o realizando efectos visuales en largometrajes de acción real, prestan servicios a los diferentes canales de televisión, etc.

Aun así las obras de ficción y documentales hacen visible el desarrollo de la industria y realmente es muy baja la producción en la actualidad. Creo que las estrategias que se proponía Animadict@s son aún muy necesarias y que tenemos una deuda con la historia de la Animación en Cuba y con su desarrollo futuro.

¿Qué creaciones han sido fruto de la reclusión por la COVID-19?

Pues nos hemos inventado un modo de producción colaborativa que dio origen a la serie Creación Colectiva en Cuarentena (CCeC),con la motivación de documentar de forma creativa el momento que vive el mundo, inspirados en testimonios, canciones, poemas, sueños durante el confinamiento y usando como principal medio expresivo la Animación.

Ya hemos colocado en Youtube el capítulo tres, «Mensajes de Amalia» que tiene como hilo conductor fragmentos de mensajes de voz de una niña de cinco años, Amalia. Aunque el personaje principal es un diseño mío, en la visualidad incluí dibujos e ideas de un grupo de niñas y niños que me llegaron por correo electrónico. La música de Carlo Fidel Taboada Peters son y los efectos visuales de Ramiro Zardoya Sánchez, me ayudaron a complementar la Animación en la técnica de papel recortado y a convertir unos simples mensajes de voz en una obra sensible y conmovedora.

Fue difícil porque muchos niños no quieren hablar de la enfermedad, ya le hacen rechazo al tema, por suerte recibimos algunas colaboraciones infantiles para disfrutar de los mensajes de Amalia.

¿Puede anunciar cuál es la sorpresa de la página de Facebook de la academia Animaluz que se lanza hoy?

Como sabes con motivo de los festejos por el Día Internacional de la Infancia, se lanzará la página de Facebook de la Academia Animaluz, y la que además de documentar los talleres realizados, y las películas que han resultado de ese trabajo colectivo, tendrá una sorpresa especial que consiste en una galería de dibujos de los talleristas con motivo de la celebración.

Esta página será un importante sitio para la divulgación de nuestras actividades futuras y la programación de los talleres.

¿Cuánto le ha aportado su carrera de bióloga a su labor como realizadora audiovisual?

Creo que mi formación académica me ha sido muy útil. Primero, cada vez que me enfrento a un nuevo proyecto, debo investigar, analizar y organizar la producción; creo que el pensamiento analítico que desarrollé al estudiar biología me es muy útil en este proceso. En el caso del stop motion, que se puede decir es mi especialidad, hay que estar constantemente tomando decisiones y buscando soluciones con los materiales que te encuentras, tienes que ser un poco artesano, un poco ingeniero, un poco científico innovador.

También creo que mi carrera me facilita un poco el tema de concebir, escribir, presentar y defender proyectos. Además la biología es una carrera que abarca de forma holística la vida, en su origen, desarrollo, interacción y creo que esto te da una mirada aguda de todo lo que te rodea. Me apasiona investigar, siempre estoy aprendiendo, indagando, impresionándome, creo que esa avidez me convierte en una artista científica o viceversa.


1 comentario

Oxy Plaza

junio 9, 2020 at 3:41 pm

Abarcadora y genial entrevista, muchas gracias a Susana Méndez, Ivette y a Cubarte por el espacio de cobertura y el tiempo empleado. Felicidades!!!

Deja un comentario


*

Contáctenos

Déjenos un comentario

  • Teléfono (+537) 8351906
  • Email animados@animados.icaic.cu
  • Horario 9:00 AM to 4:00 PM
  • Estamos en Calle 25, entre 10 y 12, Vedado. La Habana